¿Los anticonceptivos generan problemas en la fertilidad?

Un gran mito que es necesario desterrar es que una mujer puede tener problemas en la fertilidad por anticonceptivos hormonales. Principalmente esta creencia se liga con la toma de pastillas anticonceptivas, dado que se piensa que son nocivas para la salud femenina y que las hormonas generan cambios no deseados en el organismo. 

 Sin embargo, vale aclarar que no hay evidencia científica, que demuestre que la causa de los problemas en la fertilidad por anticonceptivos hormonales existan. Lo que sí puede suceder es que las pastillas disimulan los síntomas de condiciones, que sí afectan la fertilidad. Usualmente la mujer inicia a tomar anticonceptivos durante la adolescencia, para prevenir un embarazo no deseado y para regularizar su ciclo menstrual; y la ingesta, se prolonga durante mucho tiempo. Esa irregularidad en el ciclo puede ser síntoma de alguna patología que no fue diagnosticada precozmente. 

Consecuencias del uso de anticonceptivos

La relación entre los anticonceptivos y la fertilidad está presente, mientras se mantenga su uso; una vez interrumpido, no deberían haber complicaciones para conseguir el embarazo. En consiguiente, cabe destacar que las consecuencias del uso de anticonceptivos pueden surgir al inicio del tratamiento y suelen ser: náuseas, sensibilidad en los senos, leves dolores de cabeza y alteración en el flujo vaginal. 

En el caso que las pastillas anticonceptivas hayan sido indicadas por irregularidades en el ciclo, se recomienda consultar con un médico antes de iniciar la búsqueda del embarazo para que evalúe si esa irregularidad era síntoma de alguna patología, que pueda afectar la fertilidad. En aquellos casos en los que han transcurrido seis meses de mantener relaciones sexuales regulares sin protección y no se consiguió un embarazo, también se sugiere consultar con profesionales especializados en fertilidad, para que realice el diagnóstico adecuado.

¿Los anticonceptivos pueden producir infertilidad?

Sin embargo, la infertilidad no está ligada a la toma de anticonceptivos, sino que puede tener origen tanto en factores masculinos, como en femeninos. Por lo que es importante que ambos integrantes de la pareja se sometan a un control médico, para evaluar cuál puede ser la razón por la que no se consigue el embarazo. No necesariamente la causa está ligada a una patología en particular, sino que depende de la edad de ambos, de los hábitos que tengan y si están atravesando por situaciones estresantes, que puedan afectar su desempeño reproductivo.

Más de 60 años pasaron desde que las mujeres comenzaron a utilizar la píldora anticonceptiva oral combinada, o más conocida como pastilla anticonceptiva. Sin dudas, fue un antes y después en la historia dado que significó que las mujeres pudieran tener mayor  control sobre la planificación familiar. 

Los años fueron pasando y con ellos la combinación de hormonas que contienen las pastillas fueron modificándose para disminuir los efectos adversos. Sin embargo, siguen vigentes en la cultura popular mitos y creencias sobre las consecuencias que generan en el cuerpo de la mujer. A continuación, desmitificamos 10 creencias populares sobre este método anticonceptivo femenino: 

10 mitos sobre las pastillas anticonceptivas

  1. “Las pastillas engordan”. No está comprobado que la ingesta de las pastillas anticonceptivas que se fabrican actualmente provoquen un aumento de peso, lo que sí puede provocar en la mujer es retención de líquido que podría significar entre uno o dos kilos más. 
  1. “Puedo tomar la misma pastilla que mi amiga, son todas iguales”. Es necesario que un médico ginecólogo realice la indicación de las anticonceptivas dado que hay un amplio abanico de posibilidades y no todas son adecuadas para los organismos.
  1. “Aumentan la predisposición a padecer cáncer”. No hay evidencia científica que indique que la ingesta de pastillas anticonceptivas aumenta las probabilidades de padecer cáncer. Sin embargo, sí está demostrado que el consumo de ellas disminuye las probabilidades de padecer cáncer de ovario. 
  1. “Si tomo pastillas durante un largo período, puedo tener problemas de fertilidad en un futuro”. No hay relación entre las pastillas y la infertilidad. Una vez suspendido su uso, el organismo retoma la ovulación y, de no ser así, la causa era preexistente al inicio de la toma de anticonceptivos sólo que no había sido diagnosticada. 
  1. “Se recomienda realizar descansos de la toma de anticonceptivos”. No está indicado ningún descanso de las pastillas anticonceptivas. Es necesario que toda mujer, utilice o no este método anticonceptivo, realice su chequeo anual con su médico ginecólogo para prevenir enfermedades. 
  1. “Si no tomo la pastilla un día, no afecta la protección”. Es necesario que ante un olvido de la pastilla se utilice otro método de protección, como el preservativo, dado que se ve afectada su eficacia. 
  1. “Con la toma de pastillas no es necesario utilizar preservativo”. Las pastillas anticonceptivas tienen una alta efectividad para prevenir el embarazo, pero no brinda protección ante enfermedades de transmisión sexual, por lo que se recomienda seguir utilizando el preservativo. 
  1. “Durante la semana que se toma el placebo, la protección disminuye”. La única manera que la protección de las pastillas disminuye es si la mujer se olvida una o más veces en el mismo ciclo de tomarla; sin contar la semana placebo donde está previsto un breve descanso para dar lugar a la menstruación.  

Artículos relacionados que pueden interesarte:

Notas relacionadas

Buscar