¿Cuáles son los síntomas del sangrado de implantación?

La presencia de un sangrado, cuando se está buscando un embarazo, suele ser un momento de tensión y preocupación para la mujer. Sin embargo, para brindar tranquilidad es necesario aclarar que existe el sangrado de implantación que justamente se produce cuando el óvulo fertilizado se adhiere a la mucosa del útero; por lo que no indicaría un problema en el embarazo, sino todo lo contrario.

Una vez aclarado que este sangrado no es algo por qué alarmarse, surge la inquietud de saber diferenciar al sangrado de implantación del período menstrual. Esto puede ser difícil, dado que el sangrado de implantación ocurre en el mismo momento que está prevista la menstruación, pero suele tener una duración de uno a tres días y ser un sangrado de menor intensidad tanto en cantidad, como en coloración. 

¿Qué es y cuáles son los síntomas del sangrado de implantación?

¿Escuchaste alguna vez a una amiga decir que pensaba que no estaba embarazada porque seguía teniendo su período? Es normal que esto suceda, pero porque se suele confundir el sangrado de implantación con la menstruación; por lo que la mujer considera que no puede estar embarazada porque ha tenido pérdidas de sangre.

Otro factor que presta a confusión es que el sangrado de implantación sucede justo en los días en los que se debería dar la menstruación. Sin embargo, hay ciertos indicios para tener en cuenta, que permiten diferenciar este tipo de sangrado del período, por ejemplo:

  • La tonalidad de la sangre: a diferencia de la menstruación, la pérdida que genera el sangrado de implantación es de color rojo bien oscuro, rosada o marrón.
  • En el sangrado de implantación la pérdida no contiene coágulos, ni es de mucha cantidad, tampoco genera mucho dolor, solo algunas molestias.
  • La duración: el sangrado de implantación se da durante 2 a 3 días.
  • Síntomas: el sangrado de implantación se da junto con síntomas de embarazo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del sangrado de implantación pueden ser:

  • Cólicos leves o espasmos abdominales;
  • Dolor de cabeza;
  • Cambios de humor;
  • Náuseas;
  • Molestias en la parte baja de la espalda;
  • Fatiga;
  • Hinchazón abdominal;
  • Sensibilidad en los senos. 

Algunos de estos síntomas, en realidad, son típicos cambios biológicos referidos al embarazo que se manifiestan al mismo tiempo que el sangrado de implantación, como por ejemplo la sensibilidad en los senos, presencia de náuseas o vómitos y las ganas de orinar con mayor frecuencia.

Confirmación del embarazo

Si seguís con dudas respecto a si un sangrado corresponde a la menstruación o a la implantación, lo más efectivo y rápido es realizarte un test de embarazo. Es recomendable que de la fecha estipulada en la que te debería venir el período, tengas un día de atraso (o en este caso, un día después de la pérdida) para que la prueba pueda detectar la hormona del embarazo.

¿Qué causa el sangrado de implantación y cómo es?

Cuando la mujer ovula, un óvulo maduro es liberado por los folículos del ovario y se traslada por las trompas de falopio. En ellas, el espermatozoide fecunda al óvulo y comienza el proceso de división celular que generará al embrión. El embrión, a través de las trompas de falopio, se dirige al útero para dar lugar a la implantación. Esto suele demorar entre 6 y 10 días desde la fecundación.

El sangrado es ocasionado por la invasión de la futura placenta (trofoblasto) en los vasos del útero materno. Sin embargo, es preciso destacar que el sangrado puede o no producirse y, de hacerlo, no genera complicaciones en el desarrollo del feto.

¿Qué medidas tomar?

El sangrado de implantación suele producirse, tanto en embarazos espontáneos como en embarazos producidos luego de un tratamiento de reproducción asistida. Ocurre en días cercanos a la fecha de menstruación; si el mismo tiene las características que detallamos anteriormente, es importante mantener la calma y la tranquilidad. Con esto, se hace referencia a que no es necesario tomar medidas adicionales más que esperar a que cese el sangrado, porque no significa un riesgo ni para la madre, ni para el bebé.

Sin embargo, suele relacionarse las pérdidas de sangre con una interrupción del embarazo y esto es así cuando el sangrado que se presenta es mucho más intenso que el de la menstruación; por lo general, ésta es acompañado de fuertes dolores y otros síntomas, tales como el malestar general.

El sangrado de implantación puede o no darse en un embarazo en el que la mujer tenga la pérdida de sangre en el momento de la implantación, no es un indicador ni positivo ni negativo. Hay sangrados específicos, mejor dicho hemorragias, que son indicadores de situaciones críticas, como mencionamos anteriormente; por esta razón es importante contar con la contención del médico ginecólogo quien podrá evacuar las dudas de la paciente y analizar cada situación en particular. 

Otros artículos que pueden interesarte: 

Notas relacionadas

Buscar