Flujo marrón de embarazo, ¿qué significa?

Al comienzo del embarazo todo es nuevo, especialmente para las madres primerizas. Inclusive las mujeres que ya tuvieron uno o más hijos pueden no recordar algunos detalles de esos primeros 9 meses que compartirán con su bebé en gestación. La aparición del flujo marrón es uno de ellos.

Como ocurre con los estudios que deben hacerse en cada etapa, las sensaciones y los cambios que irá experimentando el cuerpo pueden parecer muy ajenos o lejanos en el tiempo. Por eso desde WeFIV hoy queremos hablar sobre el flujo marrón, un tópico que a veces queda un poco relegado.

El motivo es, quizás, que el flujo vaginal forma parte de esos detalles más íntimos que las pacientes comentan por lo general sólo puertas adentro del consultorio o con otras mujeres que están viviendo lo mismo y con las que tienen mucha confianza.

Color del flujo de embarazo, ¿qué significa?

Para empezar, el flujo vaginal es normal y puede variar de textura (más parecido a la consistencia de una clara de huevo o más líquido por ejemplo), así como de color. Preferentemente debe ser claro, blanco o blanquecino, y es importante prestar atención a posibles cambios.

Además, es clave tener en cuenta que toda mujer es única, del mismo modo que su embarazo y por lo tanto no hay verdades absolutas. De lo que se trata aquí es de brindar pautas generales que puedan ayudar a comprender mejor todo aquello que se experimenta.

Así que, en principio y en líneas generales, ¡no hay por qué alarmarse! Es normal tener flujo vaginal al comienzo del embarazo y que éste sea algo regular.

¿Es normal tener un flujo marrón en el embarazo?

En el caso del flujo amarronado  (que también se conoce como “flujo café”), suele aparecer durante los 3 primeros meses de gestación. Su expulsión se debe a pequeños sangrados que se producen durante la implantación del embrión en la pared uterina.

Estimaciones de especialistas indican que entre el  20% y el 25% de las mujeres gestantes producen este tipo de flujo. Es decir, puede haber embarazo sin sangrado de implantación; y por ende puede haber embarazo sin flujo marrón.

¿Cómo es el flujo de una mujer embarazada?

El flujo es necesario para la generación del tapón mucoso, que se ubica en la abertura del útero, protege al bebé de posibles infecciones y se expulsa habitualmente en las últimas instancias previas al nacimiento.

Inclusive, el color del flujo vaginal irá variando durante el embarazo. Ese flujo amarronado de las primeras semanas irá mutando hacia colores más claros.

Es importante destacar que el flujo no suele prolongarse más allá de las 20 semanas de gestación. 

¿Qué significa y cuándo debo consultar al doctor?

Si la aparición del flujo amarronado se da durante el primer trimestre -es frecuente post relaciones sexuales, al realizar esfuerzos físicos o bien después de terminar un control médico- no debería ser motivo de preocupación; especialmente si es color marrón claro y bien líquido y escaso.

Sin embargo, si la aparición del flujo marrón se extiende más allá de los 3 primeros meses de gestación, es recomendable consultar con el médico. 

Entonces, como regla general podríamos decir que cuando se trata del flujo marrón hay tres variables a considerar: cantidad, momento de aparición y duración.

Sobre la primera de ellas, cuando el flujo se da más como apariciones aisladas y en situaciones puntuales como las que mencionamos al inicio de este apartado podríamos decir que estamos frente a una situación de  esperable y que no siempre resulta patológica.

En cambio, el escenario es diferente si se produce de manera permanente; esta característica es la que haría que el flujo se parezca o compare a una menstruación normal,y ante esta situación, es necesario realizar una consulta médica a la brevedad.

También se debe tener en cuenta que la duración del flujo no debería exceder los 2-3 días. En caso contrario, de igual forma, es necesaria la consulta con el obstetra.

El flujo marrón y dolor durante la menstruación, ¿se relacionan?

En WeFIV sabemos que en muchos casos ese embarazo tan deseado tarda en concretarse. Por ello queremos acompañar e informar en todas las instancias.

Respecto al flujo vaginal en general, y al amarronado en particular, lo que le ocurre a muchas mujeres es que cuando ya sospechan que están embarazadas, e inclusive si tienen la certeza, confunden al flujo con una menstruación. Esto ocurre por dos motivos: por su aspecto y porque suele presentarse cuando debería haber ocurrido el período. 

Como ya dijimos, en el segundo y el tercer trimestre no es habitual experimentar ningún tipo de sangrado. Si esto ocurriera, las causas son múltiples (anomalías en la placenta, contracciones uterinas, etc.) Por lo que es muy importante realizar la consulta oportuna con un profesional.

Esta recomendación también debe seguirse en caso de que el flujo esté acompañado de otros síntomas (como dolor en la región pélvica, dolor y ardor al orinar, fiebre o escalofríos) para establecer un correcto diagnóstico.

¿Qué pasa cuando te sale flujo marrón? Señales de alarma y pasos

Si se dan algunas de las condiciones que mencionamos en el punto anterior, te contamos qué pasos debes seguir. 

Lo primero es acudir a tu obstetra. Una vez hecha la consulta y la revisión, el profesional será quién decida respecto a la necesidad de hacer algún estudio exploratorio -por ejemplo puede ser una ecografía transvaginal- y también, de considerarlo necesario, recomendará reposo o la administración de algún tratamiento.

En todos los casos, lo importante es que mantengas la tranquilidad y recurras a los profesionales que podrán dar respuesta a todas y cada una de las instancias del proceso de ser mamá. 

Notas relacionadas

Buscar