ICSI

Los tratamientos FIV/ICSI ofrecen altas posibilidades de gestación, lo que los convierte en unos de los tratamientos más demandados.

¿Qué es ICSI?

Esta es una técnica que se lleva a cabo en el tratamiento de Fertilización in Vitro (FIV), que consiste en introducir al espermatozoide dentro del óvulo mediante una punción con la ayuda de una pipeta especializada para facilitar la fecundación.

Para ello, es necesario que el varón proporcione una muestra de semen o se realice una biopsia testicular, de ser necesaria, para poder seleccionar los mejores espermatozoides. Entonces, el objetivo de esta técnica, es poder ayudar al espermatozoide que no puede por sí solo llegar al óvulo. De esta manera, aumentan las probabilidades de fecundación y, por consiguiente, de embarazo. Se indica generalmente cuando los espermatozoides no tienen buena morfología ni buena movilidad.

¿Cuándo se indica?

  • Se percibe un bajo número de espermatozoides, o problemas de movilidad
  • Se ha realizado previamente una vasectomía.
  • Se tiene una enfermedad infecciosa o infertilidad de causa inmunitaria.
  • Dificultad para conseguir una eyaculación en condiciones normales, como ocurre en la eyaculación retrógrada.
  • Casos de muestras criopreservadas de varones vasectomizados o sometidos a tratamiento radio o quimioterápico. Son muestras muy valiosas porque se dispone de una cantidad limitada y la ICSI permite optimizar su uso.
  • Cuando no fueron exitosos múltiples intentos de FIV e IA
  • Cuando luego de la punción el número de ovocitos es muy bajo
  • En aquellos casos en los que se realiza el Testeo Genético Preimplantacional (PGT) para poder seleccionar a los embriones sanos sin enfermedades genéticas/hereditarias
  • Se percibe un bajo número de espermatozoides, o problemas de movilidad
  • Se ha realizado previamente una vasectomía
  • Se tiene una enfermedad infecciosa o infertilidad de causa inmunitaria
  • Dificultad para conseguir una eyaculación en condiciones normales, como ocurre en la eyaculación retrógrada.
  • Casos de muestras criopreservadas de varones vasectomizados o sometidos a tratamiento radio o quimioterápico. Son muestras muy valiosas porque se dispone de una cantidad limitada y la ICSI permite optimizar su uso.
  • Cuando no fueron exitosos múltiples intentos de FIV e IA
  • Cuando luego de la punción el número de ovocitos es muy bajo
  • En aquellos casos en los que se realiza el Testeo Genético Preimplantacional (PGT) para poder seleccionar a los embriones sanos sin enfermedades genéticas/hereditarias

¿Cómo es el procedimiento de la técnica ICSI?

En WeFIV realizamos una evaluación personalizada de cada paciente para determinar cuál es el tratamiento de reproducción asistida más adecuado. De indicarse la FIV con ICSI, se comienza con la estimulación ovárica, cuya finalidad es recuperar un buen número de óvulos para realizar la FIV (este procedimiento).  Este procedimiento se lleva a cabo en todos los tratamientos de FIV, sea o no necesaria la técnica ICSI, y consiste en la auto-administración de inyecciones diarias para provocar que los ovarios produzcan más cantidad de ovocitos, en lugar de producir un único óvulo. De esta manera se pueden obtener mayor números de embriones para seleccionar el mejor desde el punto de vista morfológico y de desarrollo para lograr el embarazo. Tiene una duración aproximada de 10 a 12 días dependiendo de cada paciente, durante ese período se realiza una monitorización de la paciente a través de ecografías para observar el crecimiento de los folículos y así determinar cuándo se realiza la punción.

En el momento que los folículos llegaron al crecimiento adecuado, se indica la aplicación de otra hormona (hCG) para que los óvulos terminen de madurar y 36 horas después se programa la punción folicular. La misma consiste en una intervención mínimamente invasiva bajo sedación que se lleva a cabo en quirófano y tiene una duración de 15 minutos.

Una vez obtenidos los óvulos, se introducen los espermatozoides mediante técnicas de micromanipulación. Para realizar este procedimiento se utilizan unas placas especiales que llevan un medio de cultivo muy denso en el centro, para que al espermatozoide le cueste “nadar”, de esta manera nuestros especialistas seleccionan a aquellos que tengan mejor morfología para que nade más recto. En la ICSI se utilizan dos pipetas muy finas, una se utiliza para sujetar al óvulo para que no se mueva y con la otra, que tiene forma de aguja, se introduce al espermatozoide dentro del óvulo, este procedimiento se realiza con mucho cuidado y con movimientos delicados y específicos. Este mismo proceso se repite con cada uno de los óvulos obtenidos.

Posteriormente, todos los óvulos que fueron fecundados son resguardados en un incubador de última tecnología durante un período de entre 2 a 6 días para poder observar su desarrollo y calidad morfológica para definir el momento indicado para la transferencia al útero materno.

Cultivo embrionario en el laboratorio

Los embriones resultantes del procedimiento son observados en el laboratorio y son clasificados según morfología y capacidad de división. En WeFIV utilizamos una técnica de selección embrionaria no invasiva dado que permite observar a los embriones en medios de cultivo con una composición específica según las necesidades nutritivas que presenten  en su desarrollo hasta el estadio llamado blastocisto.

Estudios científicos sostienen que las tasas de gestación son mejores cuando la transferencia del embrión al útero es realizada durante el blastocisto. Es recomendable tener no sólo una buena cantidad de embriones sino también que éstos sean de buena calidad morfológica y cinética, esto permite pensar que a mejor calidad, mayor llegada al estadio de Blastocisto.

Preguntas Frecuentes

La Fecundación In Vitro (FIV) es un tratamiento de alta complejidad en el que se realiza la fecundación en el laboratorio, fuera del cuerpo de la mujer, y luego se transfiere el embrión al útero de la paciente receptora.

La FIV con ICSI (Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides) es una técnica que se lleva a cabo en el tratamiento de Fecundación In Vitro, que consiste en introducir al espermatozoide dentro del óvulo a través de una punción y con una pipeta especializada que ayuda a facilitar el proceso de fecundación.

 

 

El procedimiento ICSI tiene como objetivo aumentar las probabilidades de fecundación y, por consiguiente, de embarazo. Esta técnica tiene altas probabilidades de gestación, por lo que es uno de los tratamientos de reproducción asistida más demandados.

 

La principal ventaja de la técnica ICSI es que permite ayudar al espermatozoide que no puede por sí solo llegar al óvulo, aumentando así las probabilidades de fecundación. Además, es una técnica que se puede utilizar en casos de baja calidad espermática, vasectomía previa, enfermedad infecciosa o infertilidad de causa inmunitaria, entre otros.

La estimulación ovárica es el primer paso del tratamiento de ICSI y tiene como objetivo recuperar un buen número de óvulos para llevar a cabo la FIV. Este procedimiento tiene una duración aproximada de 10 a 12 días dependiendo de cada paciente. 

Luego, se realiza la punción folicular y la introducción de los espermatozoides en los óvulos. Posteriormente, los óvulos fecundados son resguardados en un incubador durante un período de entre 2 a 6 días para poder observar su desarrollo y calidad morfológica.

No hay un número fijo de intentos de ICSI que se pueden hacer. Esto depende de varios factores, incluyendo la salud de la mujer, la calidad de los espermatozoides, y la respuesta al tratamiento. WeFIV llevamos a cabo evaluaciones personalizadas, para definir el tratamiento de reproducción asistida más adecuado para cada paciente.

Después de la transferencia del embrión al útero, se realiza un seguimiento para verificar si se ha producido la implantación. Si la prueba de embarazo es positiva y se confirma la presencia de un saco gestacional en el útero a través de una ecografía, se puede considerar que la FIV con ICSI fue exitosa.

Buscar