Día Mundial contra el Cáncer: ¿puedo tener un bebé después de la enfermedad?

Por el Comité Editorial de WeFIV

Desde hace más de 20 años y por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer. Se trata de una fecha especial que tiene como objetivo fomentar acciones de prevención y detección oportuna de los diversos tipos de cáncer para disminuir los fallecimientos causados por esta patología a nivel global.

La importancia de contar con una fecha como el Día Mundial contra el Cáncer radica, fundamentalmente, en la concientización, no solo de la enfermedad en sí y de sus tratamientos, sino también de todo lo que conllevan los años posteriores.

Superado el cáncer y tras haber realizado los tratamientos médicos respectivos, -como quimioterapias, radioterapia, cirugías, entre otros- surgen muchas inquietudes. Una de las principales dudas entre las pacientes recuperadas es si podrán cumplir su sueño de ser madres o si el hecho de haber padecido la enfermedad es una de las causas por las cuales no pueden quedar embarazadas.

¿Se puede tener un hijo tras haber atravesado el cáncer?

Desde  WeFIV, queremos aprovechar la oportunidad para guiarte en torno a este tema tan importante e informarte respecto a la búsqueda de un hijo tras haber atravesado la enfermedad.

Una de las preguntas más frecuentes de los pacientes en la consulta, es si haber padecido cáncer -cualquiera sea su tipo- afecta la fertilidad y si podrán tener hijos en un futuro. La respuesta es: sí, es posible gestar un embarazo después del cáncer y hay alternativas para ello.

En este sentido, la doctora Doris Raso, especialista en Medicina Reproductiva de WeFIV, explica que hay distintos tipos de cáncer: los que afectan específicamente a los órganos reproductivos o a la fertilidad futura y otros que no afectan directamente los órganos reproductivos o la fertilidad, pero su tratamiento -sea medicación, rayos, quimioterapia u otro- sí lo hace.

“Hay cánceres que afectan directamente los órganos reproductivos, como los cánceres de ovario, todos los vinculados a nivel testicular, los de útero o los cánceres que se asocian a las hormonas -como los mamarios u otro tipo de tumores -. En cuanto a los tratamientos hay quimioterapias muy agresivas, que afectan la capacidad reproductiva, tanto en la mujer como en el varón. Esto también sucede en los casos en que el tratamiento sea quirúrgico”, afirma la especialista.

¡Recomendaciones a tener en cuenta!

Sin embargo, no hay por qué desesperar, aunque sí estar atentos. La Dra. Raso destaca que hoy en día todas las enfermedades oncológicas tienen tratamiento y que, en general, cuando se detectan en estadíos más precoces se suelen emplear técnicas menos agresivas, que no afectan a la fertilidad.

Asimismo, destaca la importancia de los controles y las decisiones previas a atravesar un tratamiento. Lo que aconseja la experta es que, antes de comenzar cualquier tratamiento, se haga un pronóstico entre el oncólogo y el médico especialista en fertilidad de cómo dicho procedimiento va a afectar la vida reproductiva del paciente, para así planificar los pasos a seguir.

“Hoy se puede planificar a largo plazo pensando en la fertilidad, cuando antes el paciente tenía otras prioridades. Además, al tener mejores tratamientos, con mayor porcentaje de curación y de sobrevida a largo plazo, los pacientes también pueden ocuparse de estos temas, lo que en su momento parecía algo imposible”, agrega la doctora Raso.

La preservación de la fertilidad: una ventana de oportunidad

Es importante saber que, gracias a los tratamientos de fertilización asistida, se ampliaron notablemente las posibilidades de que la persona que haya atravesado enfermedades como el cáncer pueda cumplir su anhelo de ser madre o padre.

Una de las alternativas es la preservación de la fertilidad. Aquí es esencial señalar que nos referimos a los procedimientos que se utilizan para preservar la capacidad de una persona para tener hijos.

La preservación de la fertilidad puede realizarse a través de diversos tratamientos para que, tras atravesar el cáncer y todo lo que ello implica, un paciente sea capaz de concebir un embarazo. El Dr. Fernando Neuspiller, Presidente de WeFIV, resalta que en el caso de las mujeres lo más recomendado es la vitrificación de ovocitos.

“Es la opción más viable para la preservación de la fertilidad en las pacientes que deben someterse a tratamientos de quimio o radioterapia. No obstante, la estimulación ovárica necesaria para la vitrificación puede variar dependiendo del tipo de cáncer y, por supuesto, debe realizarse con el consentimiento del oncólogo”, indica el especialista.

Asimismo, entre otros ejemplos de procedimientos de preservación de la fertilidad que existen también se incluye la criopreservación de espermatozoides, en el caso de los hombres.

La importancia del Día Mundial contra el Cáncer

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en la región de las Américas, el cáncer es la segunda causa de muerte. Además:

  • Se estima que 4 millones de personas fueron diagnosticadas en 2020 y 1,4 millones murieron por esta enfermedad.
  • Entre las mujeres, los tipos de cáncer con mayor incidencia son: mama (25,4%), pulmón (8,5%), colorrectal (7,9%), tiroides (5 %) y cervicouterino (3,8%).
  • Aproximadamente, el 57% de los nuevos casos de cáncer y el 47% de las muertes ocurren en personas de 69 años o más jóvenes.

Este último dato es clave pensando en la preservación de la fertilidad, porque debemos tener en cuenta que una mujer finaliza su edad reproductiva alrededor de los 50 años. Por ende, de no haber tomado previsiones, si tuviera que atravesar la enfermedad podría perder su posibilidad de tener hijos.

Desde WeFIV reforzamos nuestro compromiso con el Día Mundial contra el Cáncer y, en conjunto con nuestros expertos, también nos enfocamos en la prevención de dicha enfermedad y en la preservación de la fertilidad previo a los tratamientos contra la misma.

Dra. Doris Raso

Medicina Reproductiva
Buscar