¿Se puede ser madre luego de una ligadura de trompas de falopio?

Hace unos años atrás, se consideraba a la ligadura de trompas de falopio como un método anticonceptivo irreversible; por lo que la mujer decidía realizarse el procedimiento una vez que ya no quería tener más hijos o si había decidido no ser madre. Sin embargo, hay muchos casos de mujeres no saben que se puede tener hijos despues de una ligadura de trompas y, gracias a los avances de la medicina, hoy podemos decir que es posible.

Tener hijos luego de una ligadura de trompas de falopio

Ser madre luego de una ligadura de trompas de falopio implica realizar una reversión de la ligadura, a través de un procedimiento quirúrgico, o recurriendo a la Fecundación In Vitro (FIV) y puede realizarse en mujeres menores de 40 años.

La FIV para mujeres con las trompas de falopio ligadas es una gran opción porque no requiere someterse a un procedimiento quirúrgico, tiene altas tasas de efectividad y no es requisito ser menor de 40 años para buscar el embarazo. 

¿Qué son y cuál es la función de las trompas de falopio?

Las trompas de falopio tienen forma de tubos delgados; tienen su inicio en el útero para finalizar en el ovario y hay una, en cada uno de los lados del útero. Su función principal es transportar los óvulos que se producen durante la ovulación hacia el útero; además, son útiles para que los espermatozoides puedan realizar la fecundación. Suele pensarse que la ligadura de trompas afecta la sexualidad, pero esto no es así; porque no hay una relación entre las trompas de falopio con el líbido o con la sexualidad.

Dado su rol fundamental en la fecundación, un método anticonceptivo quirúrgico es realizar la ligadura de trompas; de esta manera, se obstaculiza el traslado tanto del óvulo hacia el útero, como del espermatozoide hacia el óvulo que se encuentra en la trompa de Falopio luego de la ovulación, generando la prevención permanente del embarazo.

Si bien, la ligadura de trompas es una buena opción para aquellas mujeres que no desean tener hijos, la misma puede ser reversible en el caso de que exista un cambio de opinión, pero los resultados siempre dependerán del tipo de ligadura y del tiempo transcurrido desde la cirugía hasta la reversión.

En cualquier caso, es necesario consultar con profesionales de la salud, quienes brindarán un amplio panorama de métodos anticonceptivos que pueden adaptarse a la necesidad y situación de cada persona.

¿En qué consiste la reversión de la ligadura? 

Como explicamos anteriormente, la reversión de la ligadura de trompas es un procedimiento para recuperar la fertilidad después de que una mujer se sometió a la ligadura de trompas. El mismo consiste en realizar una cirugía de reconstrucción de las trompas de falopio, la cual se conoce como reanastomosis tubárica. El objetivo principal es revertir la ligadura de trompas para que la mujer pueda buscar un embarazo, a través de conectar nuevamente los conductos cortados por la ligadura para que los óvulos puedan transportarse por ellos.

Cabe destacar que es una cirugía con mayor complejidad que la ligadura de trompas y la misma no garantiza al 100% la obtención del embarazo.  Además, es importante mencionar que no se recomienda realizar en mujeres mayores de 40 años. En cualquier caso es necesario que antes de realizar esta intervención, el médico evalúe si la reserva ovárica de la mujer es óptima y debe contemplar la edad de la paciente para justificar la realización de la cirugía.

¿Qué es FIV?

La Fecundación In Vitro, también conocida como FIV, es un tratamiento de alta complejidad que consiste en que el proceso de fecundación se lleve a cabo fuera del cuerpo de la mujer; es decir, en el laboratorio. Si bien, la unión de los dos gametos (masculino y femenino) se produce en un medio artificial, el proceso en sí mismo es natural, dado que se colocan los espermatozoides alrededor del óvulo, el cual es penetrado por uno de ellos de manera espontánea.

Para realizar el tratamiento es necesario que el mismo sea indicado por el médico, luego de evaluar a la pareja a través del análisis de estudios de evaluación reproductiva tales como análisis hormonales, reserva ovárica y espermograma.

Por lo general, se da inicio al tratamiento con la estimulación ovárica que dura aproximadamente 10 días y consiste en aplicaciones inyectables de medicación a la mujer para que produzca mayor cantidad de ovocitos.

Una vez comprobado con ecografía que la respuesta ovárica fue buena ante la estimulación, se realiza la punción ovárica para obtener los óvulos. Ese mismo día, se requiere la muestra de semen para proceder con la fecundación. Luego, los embriones se desarrollarán en el laboratorio.

Cuando el embrión esté en el estadío de blastocisto, se realiza la transferencia del mismo al útero de la mujer. A los 14 días, se realizará la prueba para confirmar – o no- el embarazo.

Si bien en WeFIV utilizamos diversas técnicas, este tratamiento es recomendado para:

Si leíste este artículo, también pueden interesarte: 

Notas relacionadas

Buscar