Día Mundial sin Tabaco: ¿cómo afecta el tabaco al embarazo?

El tabaquismo es una epidemia global. Según la OMS, es la principal causa de muerte evitable y por eso cada año -en ocasión de celebrarse el Día Mundial Sin Tabaco– los mensajes están orientados a la concientización de la población respecto a los efectos que genera este hábito tan nocivo.

En víspera de la conmemoración del Día Mundial Sin Tabaco, desde WeFIV queremos poner gran foco en los efectos que fumar puede causar en quienes están en la búsqueda de tener un hijo, así como en la relación de dicho hábito con la fertilidad y la posibilidad de lograr un embarazo.

Tabaquismo y embarazo

“Las mujeres que fuman, además de tener un riesgo incrementado de subfertilidad, tienen también un mayor riesgo de pérdida de embarazo, parto pre-término y de dar a luz niños con bajo peso al nacer”, advierte el Dr. Fernando Nesupiller, presidente de WeFIV.

A su vez, el especialista señala que las afectaciones del cigarrillo no solo son para las mujeres que fuman, sino también para aquellas que no lo hacen, pero que por uno u otro motivo están expuestas al tabaco.

“Las fumadoras pasivas padecen las consecuencias de manera indirecta, ya que la exposición intrauterina a químicos relacionados con el cigarrillo reduce la fertilidad femenina”, añade el médico.

Más sobre el tabaquismo y la fertilidad

En cuanto a los efectos del tabaquismo sobre la fertilidad y la reproducción, se sabe que fumar está asociado a subfertilidad -es decir, casos en los cuales es probable que ocurra un embarazo sin intervención médica, pero lleva más tiempo de lo habitual- o la infertilidad de los descendientes.

Además el tabaquismo materno, particularmente el tabaquismo moderado (más de 10 cigarros al día), está relacionado con un menor recuento y una menor calidad de esperma en los hijos varones; así como también con la reserva comprometida de ovocitos y subfecundidad en la descendencia femenina.

“Los componentes del cigarrillo, por ejemplo, la nicotina, disminuyen la capacidad para producir estrógeno, hormona generada principalmente en los ovarios, esencial para el desarrollo sexual femenino y el funcionamiento del sistema reproductor”, destaca el Dr. Neuspiller. 

Asimismo, el presidente de WeFIV enumera las diversas alteraciones que provoca en la mujer el tabaco y, especialmente, los químicos presentes en el humo de cigarrillo.

De acuerdo al experto, las principales alteraciones tienen que ver con el aumento de la probabilidad de infertilidad y el tiempo de concepción de un bebé.

En el caso de una mujer ya embarazada, el consumo de tabaco está asociado con malformaciones en los descendientes, anormalidades neuro-conductuales, riesgo de obesidad infantil e, incluso, infertilidad.

Asimismo, el doctor Neuspiller señala que fumar podría adelantar entre 2 y 3 años la aparición de la menopausia.

El tabaco y los tratamientos de reproducción asistida

En caso de recurrir a un tratamiento de reproducción asistida, las mujeres fumadoras requieren en promedio el doble del número de ciclos que aquellas no fumadoras para lograr el embarazo.

Además, debido a la pérdida de óvulos, las mujeres que fuman necesitan mayor cantidad de medicación para la estimulación ovárica durante la FIV. Aún así, hay muchas probabilidades que maduren menos óvulos al momento de la punción.

El tabaco y fertilidad del varón

El tabaco también produce efectos nocivos en el ADN masculino. Uno de ellos es la fragmentación del material genético de los espermatozoides, siendo una posible causa de infertilidad.

El cigarrillo contiene cientos de compuestos, algunos de los cuales son sin duda los responsables del deterioro del ADN.

“El espermatozoide del ser humano aporta la mitad del material genético al futuro individuo y su calidad influye notoriamente en las posibilidades de conseguir un embarazo. Por este motivo, los varones que fuman ven cómo disminuye considerablemente su calidad espermática al producirse deterioro en su material genético o ADN”, afirma el Dr. Neuspiller.

Cifras del tabaquismo en Argentina

Afortunadamente, en los últimos años, la prevalencia del tabaquismo viene disminuyendo en el país. En 2013 el 25,1% de la población adulta fumaba, mientras que en 2018 ese porcentaje fue 22,2%.

Sin embargo, los datos oficiales señalan que todavía hay 9 millones de fumadores en Argentina. A su vez, las estadísticas indican que cada año mueren 44 mil personas por el tabaco, lo cual representa aproximadamente el 13% de las defunciones.

Por otro lado, la 4ª Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) cuyos resultados fueron publicados en 2019, reveló por primera vez la prevalencia de consumo de cigarrillo electrónico: el 1,1 % de la población manifestó consumirlo.

¿Cómo y por qué dejar de fumar?

El Ministerio de Salud de la Nación indica que para detener el daño causado por el tabaco en el organismo es necesario eliminar su consumo totalmente y de forma definitiva.

Asimismo, destaca que las personas que dejan de fumar antes de los 30 años pueden llegar a revertir por completo los riesgos; mientras que dejarlo alrededor de los 40, puede contribuir a ganar hasta 10 años de vida.

Por otro lado, al dejar el hábito se puede mejorar la fertilidad, aunque la disminución de la reserva ovárica no es reversible. La buena noticia es que los efectos relacionados con las complicaciones del embarazo debidas al consumo de tabaco sí disminuyen.

Además, la cesación tabáquica brinda ciertos beneficios como:

  • Un mejor estado de la piel.
  • Sensación de bienestar general.
  • Sensación de confianza al haber eliminado una adicción.
  • Aumento de la resistencia ante el ejercicio y la actividad física.
  • Una mejor respiración.


En cuanto a cuáles son las claves que pueden ayudar a dejar el cigarrillo, la OMS enumera:

  • Realizar ejercicios de respiración.
  • Beber agua.
  • Distraerse: realizar alguna actividad placentera, bailar, salir a caminar, cantar.
  • Consumir frutas y verduras, y evitar las comidas ricas en grasas.
  • Reducir el consumo de café y gaseosas.
  • Evitar el mate.


Como mensaje final queremos recordarte que estás a tiempo, eliminá el cigarrillo de tu vida y disfrutá de una vida saludable que, además, mejorará tus chances de lograr un embarazo y tener un bebé sano en casa.

Notas relacionadas

Buscar